Ga direct naar


Sistema político y políticas públicas desde una perspectiva de familia

Cesar Zúñiga 100x100Wednesday 12 May 2010 08:53

La ponencia pretende desarrollar una reflexión de carácter teórico, por medio de la cual se establece un instrumental conceptual para el abordaje del análisis de las políticas públicas desde la Ciencia Política, considerando el componente de “familia” como eje normativo y analítico nuclear.

Tradicionalmente pospuesto por la Ciencia Política y más bien adoptado -aunque en un nivel diferente- por otras Ciencias Sociales, como la Sociología, la Psicología o Trabajo Social; el análisis de la familia como componente analítico en el abordaje teórico del sistema político, requiere de un esfuerzo de reivindicación con alcances tanto heurísticos, como normativos.

La hipótesis de trabajo que articula el ensayo, apunta al hecho de que dado el desarrollo histórico y la evolución de la teoría política de orientación empírica, la Ciencia Política había sublimado el análisis de la familia en su andamiaje. No obstante, con el desarrollo de nuevas propuestas teóricas y sobre todo con el abordaje de lo político desde las llamadas teorías políticas del mundo de la vida, por demás prolíficas y multifacéticas, la reivindicación del concepto merece una sesuda reflexión.

De esta manera, la teoría política puede aportar importante luz al análisis del sistema político y la construcción de las políticas públicas desde una perspectiva de familia, lo cual redunda, en último término, en un impacto en las doctrinas políticas y las mismas teorías políticas de orientación normativa y filosófica.

 


"La idea de autonomía no puede ser fundada ni demostrada, toda fundamentación o demostración la presupone (…) Una vez puesta, puede ser razonablemente argumentada a partir de sus implicaciones y sus consecuencias."

 

Cornelius Castoriadis

 UNA DISCUSIÓN CONCEPTUAL[1]

 

 César Zúñiga Ramírez[2]

 

INTRODUCCIÓN

En los estudios teóricos desde el campo de las Ciencias Políticas, no es común el examen del fenómeno de la familia. En la disciplina, que nació a partir del frío análisis del poder en un ámbito societal, este y la familia no habían tenido una relación cordial desde el punto de vista causal –académicamente hablando-, por lo que los politólogos no se habían interesado en elucidar la importancia de la institución familiar en el estudio de los juegos de poder de la sociedad, sean en el sistema político en general, o bien, en materia de políticas públicas, en particular.

En esa línea, el análisis de la familia se había restringido a otros campos de las Ciencias Sociales, tales como Psicología, Sociología y Trabajo Social. Los profesionales en estas áreas, sin embargo, pusieron la mayoría de sus esfuerzos en el estudio y resolución de los conflictos humanos y sociales alrededor de la dinámica interna de la familia, considerando los aspectos relativos al Estado y las políticas públicas, en una perspectiva  accesoria, propios de la dimensión puramente contextual.

En el presente ensayo, el objetivo fundamental consiste en esbozar algunas de las líneas teóricas básicas que sirvan de pivotes para la profundización de estudios politológicos del sistema político y las políticas públicas, desde una perspectiva de familia. Se trata, entonces, de establecer una suerte de conversatorio conceptual entre los constructos teóricos nucleares de la Ciencia Política en el área de su interés y según las tradiciones ontológicas y epistemológicas existentes, por un lado, y el concepto de familia, por el otro, desde el punto de vista de la construcción de conexiones teóricas que consideren este aspecto, por demás sublimado en el armario conceptual de la Politología.

De esta forma, si bien este es un ensayo de teoría política en una visión mucho más analítica, no abdica a la dimensión normativa. Ciertamente, el interés primero apunta en la dirección de comprender el funcionamiento real del sistema político vis a vis la familia, como célula fundamental de la sociedad. De manera derivada, esta clarificación puede permitir una ubicación adecuada de la familia como vector analítico y moral, en la construcción de políticas públicas que beneficien el desarrollo humano de las naciones.  

En esta perspectiva, abordaremos las teorías políticas orientadas hacia el análisis sistémico y estructural, por un lado, así como las construidas desde el mundo de la vida cotidiana por el otro, para desentrañar en ellas y en el ámbito de las políticas públicas y de la importancia de la sociedad civil, el componente de familia. El concepto de poder jugará un papel central en el análisis, puesto que este es el meollo del asunto para la Politología, por lo que trataremos de desentrañar la evolución del concepto desde la modernidad hasta la posmodernidad([3]), y su impacto en el estudio de la familia. En el epílogo, trataremos de realizar algunos nudos conceptuales que permitan lanzar líneas de investigación futuras en este fascinante campo de investigación.

1.      TEORÍAS DEL SISTEMA POLÍTICO: LA SUBLIMACIÓN DE LA FAMILIA

Las aspiraciones teóricas de la Ciencia Política, estuvieron fuertemente influenciadas por el pensamiento político histórico de la cultura occidental. Desde los presocráticos griegos, pasando por el impacto político del cristianismo, los enfoques medievales y las propuestas modernas que vieron luz con la Ilustración de los últimos tres siglos y que llegan hasta nuestros días por intermedio de las doctrinas políticas contemporáneas, la filosofía política halló gracia dentro de los muros de la Politología (Prelot, 2002: 65-66).  No debe perderse de vista la clara diferenciación entre teoría política y filosofía política, en el sentido de que la primera se interesa primordialmente por el análisis empírico de la realidad política -enfoque analítico- en tanto la segunda, lo hace por los ideales del buen gobierno, la justicia y el bienestar social –enfoque normativo- (Rodríguez, 1995: 97).[4]

El resultado de este proceso, como bien señala Beyme (1994: 243), es que la Ciencia Política nació con una aspiración de análisis global que, en el fondo, sublimó analíticamente la importancia de los temas más propios a la tradición de la vida cotidiana, entre ellos, la familia. Como la filosofía política tenía una aspiración universalista y planteaba sus tesituras desde una lógica de supremacía de la política sobre los demás ámbitos vitales de la sociedad –economía, cultura, etc.-, la teoría política, su heredera directa, de alguna manera evolucionó a partir de esta lógica. 

El concepto de control político adquirió importancia cuando en su primera etapa, la modernidad, la supremacía de la política sobre los demás ámbitos vitales de la sociedad, propio de la filosofía política, cedió su lugar a la idea de control (Ibid; 88-91). No obstante que se vivió un proceso de creciente modestia en el campo de la Ciencia Política, con la adquisición del concepto de control político en la modernidad (1950-1980, aproximadamente), ahora, la idea de la teoría política era elucidar los juegos de poder en ella, alrededor del sistema político –o el Estado-[5], con miras a determinar el grado de control de las fuerzas políticas sobre ese sistema y, por ende, sobre las políticas públicas.   

Mapa conceptual núm. 1.1.

LA VISIÓN SISTÉMICA CLÁSICA DE LA VIDA POLÍTICA

(La propuesta de David Easton)

 

 Fuente: Elaboración propia con base en Easton (1976).

Las teorías políticas sistémicas se desarrollaron y evolucionaron a partir del concepto de control político y, en esa tesitura, a partir de una visión macrosocietal que, de manera clara, obviaba los aspectos propios del mundo de la vida. Fue el politólogo de Harvard, David Easton, el que sentó las bases teóricas del enfoque sistémico de la Ciencia Política, específicamente desde la perspectiva empirista conductual. Tal y como se muestra en el mapa conceptual num. 1.1, Easton visualizaba al sistema político desde el punto de vista de su función societal fundamental, a saber, la asignación autoritaria de valores, es decir, la definición de lo correcto o incorrecto en una sociedad dada, como decisión vinculante colectivamente desde el sistema político. 

En efecto, como se puede ver, el modelo sistémico de Easton conceptúa los intercambios de información entre el sistema político y su entorno, de tal manera que aquel recibe insumos de éste último, a saber, demandas políticas y apoyos (específicos y difusos), en tanto que este genera productos como asignación autoritaria de valores, en el tanto define decisiones vinculantes para la sociedad, es decir, políticas públicas. La dinámica interna del sistema político implica el desarrollo de juegos de poder entre las autoridades formales del sistema y las fuerzas políticas incidentes en él, con miras a transformar esos insumos en productos y, en el ciclo completo de intercambios, este proceso se articula por medio de una constante retroalimentación de la información [inputs-outputs] (Easton, 1976: 154).

La teoría de sistemas no se interesa en el tema de la familia, porque ni siquiera se considera un “subsistema” relevante para éste. La familia aparece en el entorno del sistema, por deducción analítica, pero no tiene una manifestación concreta en el modelo eastoniano, porque la teoría de sistemas se interesa más por los intercambios de información con los sistemas sociales en sentido amplio (económico, cultural, etc.), dentro de los cuales se puede ubicar a la familia como sistema. Es interesante, que en el modelo se reconoce aún el sistema “psíquico”, junto con el ecológico y el biológico; sin considerar el hecho concreto de que la “familia”, entendida como sistema, se superpone al individuo.

Posiblemente, este hecho particular se deba a que el concepto de familia como centro de interés político, tiene una tradición mucho más normativa (políticas a favor de la familia), lo que se traduce en una actitud sospechosa de parte de las teorías sistémicas de la modernidad, tan proclives a enfatizar su carácter analítico de base empírica. Por ese motivo, la familia no aparece como concepto complementario en el análisis sistémico de la sociedad, aún cuando la asignación autoritaria de valores, en el fondo, le impacta directamente y que los apoyos específicos y difusos (legitimidad) del sistema, se construye, en primera instancia, desde el núcleo familiar. Es el sistema político el que decide qué se entiende como familia y qué nivel de derechos ostenta, y está claro que hay una paradoja o agujero teórico, en el entendido de que la familia es la base fundamental de la sociedad en las constituciones políticas de las naciones de tradición judeo-cristiana occidental, pero teóricamente, en esta tradición, tiene un papel menos que marginal, desde el punto de vista analítico.

Siempre dentro de la lógica de las teorías políticas sistémicas propias de la modernidad, la tradición de orientación crítico-dialéctica, que aplicó lo conceptos básicos neomarxistas al andamiaje sistémico,  esbozó una perspectiva similar a la de su homónima empirista-conductual, en cuanto al tema de la familia. De hecho, si se quiere, este enfoque es más radical, puesto que las propuestas de orientación neomarxista son los reductos naturales, en el contexto de la teoría política, de los esfuerzos conceptuales por articular el concepto de control político (Beyme, 1994: 100-108).

Para Therborn, la aplicación del modelo sistémico al análisis de una formación social determinada, es válido en el tanto este instrumento conceptual se entienda en términos del proceso de retroalimentación de información entre el sistema político y el entorno, por la vía de outputs e inputs, pero modelado y articulado por la lucha de clases como centro de gravedad conceptual. De esa forma, la dinámica interna del sistema político, en sus funciones gubernativa, administrativa, judicial y represiva, así como su interrelación con el sistema económico –modos de producción- y el ideológico-cultural, fundamentalmente, depende del conflicto social nuclear expresado por esa lucha, y las coordenadas del mismo en el concierto internacional de dichos modos (Therborn, 1979: 151-170).

El sistema político, en tanto aparato de Estado, se articula en función del carácter de clase de las demandas que ingresan –inputs- y su impacto en el entorno como políticas estatales –outputs- se orienta por el efecto de potenciación, destrucción, mantenimiento o ataque de los diferentes modos de producción que coexisten en la formación social considerada, sobre la base del predominio del modo hegemónico históricamente determinado, en una formación social concreta -capitalista, por ejemplo. Y es esta retroalimentación sistémica, la que le asigna al sistema político la reproducción social de una formación, en términos de la lucha de clases y la ostentación social de la hegemonía de la clase dominante, en función de sus dos grandes problemas políticos: su capacidad para representarse –su dominio- en el sistema político –para orquestar su hegemonía- y, en ese tanto, la capacidad del sistema para mediar el conflicto social en función de esa lógica (Ibid, 172-174, 217-296).

Como se puede apreciar, en este modelo sistémico, ciertamente la familia no es un concepto medular, ni siquiera secundario, porque el problema del poder como control político de la clase dominante, apunta en un sentido que no guarda relación, teóricamente hablando, con esta propuesta. Dado que la labor de la teoría política es elucidar los problemas políticos de la clase dominante y la manera en que esta ejerce su dominio, está claro que el tema queda sublimado bajo esta ontología de deducción analítica puramente neomarxista. 

Con el advenimiento de la posmodernidad, la teoría política de sistemas evoluciona al tenor de la profunda y aguda propuesta conceptual de Niklas Luhmann. Como este autor asume una epistemología dinámica que conceptúa al sistema científico como colateral y consubstancialmente idéntico a los demás sistemas sociales, incluyendo el político, el concepto de coevolución, nuclear en su propuesta, como el de diferenciación y reducción de la complejidad, se aplican a su propio trabajo. Luhmann, según muchos de sus analistas, es un autor que desarrolla una teoría general de la sociedad orientada a comprender la totalidad de sus fenómenos, dentro de los que se incluyen, desde luego, la política; intento no realizado desde Parsons (Vallespín, 1997: 10). En ese sentido, la teoría política luhmanniana se caracteriza por su constante evolución y por el desarrollo de virajes ontológicos y epistemológicos importantes que reestructuran su propia propuesta, sin que ello implique el abandono de sus líneas de trabajo más centrales.

En la obra “Poder”, primer tratado bien definido de teoría política de Luhmann, el autor aborda la relación entre el sistema político y su entorno, en términos de su función especializada, la toma de decisiones vinculantes para la sociedad, a partir de la teoría de los medios de comunicación simbólicamente generalizados. El sistema político coevoluciona en el contexto de una vorágine de creciente y permanente complejización de los sistemas sociales, de tal manera que se diferencia funcionalmente de sus homólogos, por medio de esa especialización, lo que significa que el problema teórico central de los sistemas es la forma en que estos se comunican entre sí. La solución teórica que el autor encuentra, apunta hacia los medios de comunicación simbólicamente generalizados que los sistemas utilizan para lograr esa comunicación y que, para el caso del sistema político, es el poder,  así como para el económico es el dinero y para el jurídico es la ley (Luhmann, 1995: 7-26).

La retroalimentación de la información entre el sistema político y su entorno, entonces, ocurre por medio de los procesos de comunicación intersistémicos, regulados por el medio, en este caso el poder. Es en este nivel epistemológico en el que el autor centra su interés particular –las relaciones intersistémicas de las funciones societales-, por lo que el papel de la familia como concepto, queda bastante subordinado en el esquema. Como elemento de segundo orden, supletorio y derivado, la teoría política luhmanniana puede abordar el mundo intersubjetivo de sentido –compuesto de personas, no de sistemas- que en sus procesos de comunicación lingüísticos generan información al sistema, una información menos compleja y, por lo tanto, menos relevante en el nivel teórico. Naturalmente, estos mundos de sentido son los sustratos básicos y mínimos de los sistemas sociales, que permiten a los individuos el desarrollo de estrategias selectivas de sentido frente a un mundo altamente complejo –reducción de complejidad- y que son relevantes, en lo fundamental, en términos de dichos sistemas, tal y como se aprecia en el mapa conceptual núm. 1.2.  

 

Mapa conceptual núm. 1.2.

LA VISIÓN SISTÉMICA LUHMANNIANA DE LA SOCIEDAD

(desde el enfoque de los medios de comunicación)

Fuente: Elaboración propia con base en Luhmann (1995). 

Con la adopción de la teoría de los sistemas sociales autorreferenciales, en la obra cumbre del autor([6]), el ya muy lejano tema del mundo intersubjetivo de sentido queda plenamente sublimado y la énfasis cuasi absoluto del valor heurístico del concepto de  “sistema” acaba con cualquier intento de encontrar pistas conceptuales que reivindiquen el concepto de familia en la propuesta. El Luhmann autopoiético -autorreferencial-, consagra la tradición de la teoría política de sistemas por sublimar analíticamente el mundo de la vida y, con él, el interés por abordar el problema de la familia.

Mapa conceptual núm. 1.3.

LA VISIÓN SISTÉMICA LUHMANNIANA DE LA SOCIEDAD

(desde el enfoque de la autopoiésis)

Fuente: Elaboración propia con base en Luhmann (1997). 

La posmodernidad fue menos indulgente que la modernidad en la teoría política sistémica. Tal y como se puede apreciar en el mapa conceptual número 1.3., la sociedad es concebida sin ese mundo intersubjetivo de sentido, compuesto de seres humanos de carne y hueso. El ser humano forma parte del “sistema psíquico”, el cual simplemente genera información para los sistemas sociales, superiores en términos evolutivos.

Ciertamente, tal y como se aprecia en el mapa conceptual número 1.3., esta teoría conceptúa  implícitamente a cada familia como un sistema más entre la totalidad de los sistemas sociales, pero en lo referente a la teoría política, Luhmann no la considera concretamente. Él, en cambio, ve una articulación reticular entre los diferentes sistemas sociales –principalmente los macrosocietales, mucho más complejos que el resto-, en relación con los cuales –y sus derivados- el sistema político, en su función básica -definir decisiones vinculantes para la sociedad- solamente establece los parámetros mínimos, societalmente hablando, para que cada subsistema particular se auto-regule por medio de su propio procesamiento autorreferencial de la información. 

Esta relación comunicativa intersistémica reticular es policéntrica, por lo que de ello se deriva que el autor le da un golpe de Estado teórico al concepto de control político, para evolucionar al más autorreferencial concepto de autocontrol (Luhmann, 1997: 67-70). El Estado pasa a ser, en este viraje, el código de comunicación del sistema político, que en una lógica binaria de gobierno/oposición permite a los demás sistemas sociales procesar la información emanada de este sistema.  Y cada familia, entendida autopoiéticamente, procesa la información emanada del sistema político –y del conjunto de los sistemas sociales- a partir de esta realidad comunicativa autopoiética.

En otras palabras, al admitir –no explícitamente, insistimos- que la familia corresponde con un sistema, la teoría la incluye en su ontología, pero al centrarse el análisis del sistema político en su propia autoreferencialidad y en las consecuencias de ello para el conjunto de los sistemas sociales, ciertamente la familia como concepto queda sublimada. Naturalmente, los autores sistémicos podrían apelar la argumentación señalando que la teoría política sistémica no sublima el concepto de familia y que simplemente lo deja de lado por razones de “costos” de oportunidad teóricos. Bastaría que los interesados se anclen en el andamiaje de ellos, para llenar el vacío. ¡Y tienen razón!  No obstante, lo cierto es que, en esa tesitura, la teoría sistémica nunca consideró importante el tema y siempre motivó a los investigadores a trabajar el concepto sobre la base de temas, a propósito del cinismo lúdico de Luhmann, “más complejos”. En la obra cumbre de Luhmann, el concepto de familia sólo se menciona en dos páginas y lo hace, justamente, en esta línea;

“Así, para citar un modelo por demás conocido, la evolución de las instituciones corporativas en las sociedades arcaicas, que al principio sólo consisten en familias, no deja de influir sobre la estructura general de la sociedad precedente (Luhmann, 1998: 320)[7]”.

2.      TEORÍAS POLÍTICAS ESTRUCTURAL-FUNCIONALISTAS

A la par de las teorías políticas sistémicas, tan populares en la Ciencia Política, el proyecto de la modernidad desarrolló el otro gran brazo de orientación holística racionalista para abordar el análisis de la política en la sociedad: los enfoques estructural-funcionalistas. Se puede decir, con justicia, que ambos enfoques fueron los más populares de la Ciencia Política desde su origen y desarrollo, dentro de lo que hemos denominado la modernidad([8]) y que, en esa tesitura, la sublimación del concepto de familia fue ampliamente generalizada, por cuanto no representó nunca un concepto de interés para la novel ciencia. 

Como su nombre lo indica, las teorías políticas estructural-funcionalistas, conceptúan a la sociedad como una gigantesca estructura regulada por funciones específicas, las cuales, en su dinámica, se articulan y definen las coordenadas de existencias de las personas individuales y de los actores institucionales y una de esas funciones, como es de esperar, corresponde con la vida política en las sociedades, aspecto de nuestro interés en este ensayo. Al igual que con la teoría sistémica, en la modernidad el estructural-funcionalismo también se desarrolló en las dos vertientes analizadas, a saber, desde la lógica empirista-conductual, por un lado, y la crítico-dialéctica, por el otro.

La propuesta más acabada en la Ciencia Política del enfoque empirista-conductual, sin duda, fue desarrollada por el politólogo de origen brasileño, Helio Jaguaribe.  Para este autor, la sociedad opera funcionalmente por medio de la coordinación e intersección de dos megaestructuras reguladoras: la estructura vertical de la sociedad, que articula en el nivel más alto, cibernéticamente hablando, el plano de la situación social, es decir la definición más estática de la estructura; y en el más bajo, el plano de la acción social, sea la definición más dinámica de la estructura, en la que ésta se expresa como proceso societal; y la estructura horizontal, que articula específicamente las cuatro megafunciones societales, a saber, la política, económica, cultural y de participación.  Ambos niveles de la estructura societal, se coordinan con arreglo al principio de congruencia, el cual establece que la dinámica y cambio en cualquier aspecto de la estructura horizontal, automáticamente modifica a las demás, en un contexto de equilibrio dinámico, con factores múltiples de conflicto (Jaguaribe, 1972: 51-71).

La función política, al igual que con el modelo sistémico, estable la superordenación de la sociedad, por lo que su fin es la consecución de órdenes de alcance colectivo, por medio del poder. Esto se vierte, en cuanto al aspecto dinámico de la estructura societal, en el proceso político que se expresa en la dinámica de las políticas estatales, las cuales se orientan en función de metas de significado colectivo. Por medio de este proceso político y con arreglo al principio de congruencia, la sociedad se coordina estructuralmente, con arreglo a los juegos de poder legítimos y legales entre élites, subélites y masa, en una lucha incesante de conflictos y equilibrios (Ibid: 104-116).  

Nuevamente, el fenómeno de la familia queda sublimado en todo este entramado político-estructural de la sociedad, el cual se interesa principalmente en su desarrollo político general, sus conflictos y dinámicas de cambio estructural, la funcionalidad o disfuncionalidad de sus élites y los efectos en los regímenes políticos y de poder de esa estructura sociopolítica.  Como era de esperar, la importancia política del concepto de familia para Jaguaribe, básicamente está asociada, al igual que Luhmann, con sociedades arcaicas y proceso de desarrollo político que al compleljizarse tienden a sustituir a la familia como sustrato básico;

“…desde el primer paleolítico, la vida social era reglamentada sobre bases familiares, de acuerdo con rígidas normas que regían el matrimonio, la residencia, las relaciones de sub y superodinación dentro de la familia ampliada, el régimen de colaboración o de conflicto entre las familias y varias otras situaciones importantes de la vida social. (…) La creciente complejidad en las relaciones entre familias –primitivamente igualitarias-, por el crecimiento en dimensiones y la diversificación de las sociedades primitivas –complejidad que incluye, en especial, la guerra-, hizo que las reglamentaciones basadas en el parentesco y la autoridad resultaran insuficientes, y llevó al establecimiento, mediante lineamientos hereditarios, de formas de autoridad con base territorial” (Jaguaribe, 1972: 126).

La misma cadena de argumentación es valida para los enfoques neomarxistas estructural-funcionalistas.  Para estos enfoques, la sociedad es comprendida como una formación social históricamente determinada, por medio de la coordinación de dos estructuras específicas e íntimamente relacionadas: por un lado, la infraestructura económica de la sociedad, que delimita sus procesos fundamentalmente económicos, dentro de la lógica de lucha de clases y que implica la articulación de los modos de producción de ella, con el predominio de uno concreto (el capitalista, por ejemplo) y, por otro, la superestructura jurídico-política que articula todo lo relacionado con el funcionamiento del Estado y sus aspectos jurídicos, ideológicos y culturales (Althusser, 1980: 7-84)

Es en esta superestructura en la que centra toda su atención la teoría critico-dialéctica,  principalmente, en términos de los conflictos internos de la clase dominante y entre esta y las clases subordinadas, en su relación con el aparato de Estado en cuanto a su forma y función histórica concreta, así como su impacto en los procesos ideológicos. De esta manera, Poulantzas([9]) observa, por un lado, las prácticas políticas de clase entre las clase dominante articulada políticamente, el bloque en el poder, las clases aliadas (estructuras pequeño y mediano burguesas) y las clases apoyo, así como el impacto estructural de estas dinámicas sobre la forma del Estado; y, por otro, la lucha política de clases, que se relaciona con las coordenadas de representación de las clases en la escena política, lugar de conflicto y lucha entre partidos políticos y grupos de presión, en su relación con la ideología dominante y las formas ideológicas subordinadas (Poulantzas, 1985: 295-330).  

Así, el interés por el análisis de la lucha de clases y su impacto sobre la vida política, apunta hacia procesos más estructurales y generales, como la forma del aparato estatal, la dinámica de la escena política o el impacto en los procesos ideológicos y las formas de enajenación, todo determinado, en última instancia, por los procesos económicos de la formación social en cuestión. En esa vorágine de estructuras y procesos, la familia como concepto, no tiene arte ni parte, por cuanto es sublimado por las clases sociales o cualquier otra categoría que funcionalmente ostenta un rango superior y está claro que sólo por intermedio de un golpe de Estado a toda esta teorización, dominante en la Ciencia Política, sería posible pensar en nuevos escenarios analíticos en beneficio de ese concepto. Y el centro de ese golpe de Estado teórico era, justamente, el concepto de poder.

3.      INTERLUDIO: LA DESUSTANCIALIZACIÓN DEL PODER

Con los acontecimientos históricos y políticos de las décadas de los setentas y ochentas, la Ciencia Política había clarificado que los modelos estructuralistas y sistémicos clásicos, no lograban desarrollar explicaciones convincentes para los nuevos fenómenos políticos que empezaban a manifestarse y que exigían explicaciones apropiadas. La llamada “posmodernidad” golpeó ferozmente los esquemas politológicos tradicionales y aunque Luhmann -como se vio- llevó a la teoría de sistemas por una “ruta posmoderna” de radicalidad funcionalista([10]), lo cierto del caso es que las nuevas propuestas teóricas generaron sismicidad en los cimientos ontológicos heredados y abrieron puertas para nuevos desarrollos conceptuales.   

Es en esta perspectiva que el fenómeno de la familia adquiere una importancia mayor para una Ciencia Política que ahora se replanteaba sus supuestos más fundamentales y entre todos ellos, el más importante, a saber: el poder.   Durante la modernidad, el concepto de poder estuvo asociado, como se vio, al concepto de control político. Aunque las visiones de la premodernidad, presentes en la filosofía política, veían una primacía de la política sobre los demás ámbitos vitales de la sociedad, la postura orientada hacia el control siempre insistía en una visión del poder en el que éste se analizaba como centralizado y consubstancial al sistema político -o el Estado-, lo que establecía claras coordenadas de focalización del poder en un aspecto muy específico de la sociedad. A este respecto, resulta antológica la definición de Poulantzas del Estado;

“Lo específico del Estado capitalista, es que absorbe el tiempo y el espacio sociales, establece sus matrices y monopoliza su organización, convirtiéndolos, por su acción, en redes de dominio y poder” (Castells, 1998b: 271 [11]).

Fue desde la psiquiatría, no desde la Ciencia Política, de donde emanó la revolución ontológica del concepto nuclear de la disciplina. Foucault había venido estudiando fenómenos propios de su área de interés, especialmente, el problema del encierro socialmente sancionado en las cárceles y los hospitales psiquiátricos, de tal suerte que, lateralmente, descubrió los efectos más crudos del poder en la vida social, a pesar de sostener que no sabía exactamente lo que este era (Foucault, 2000:13-15).

No obstante, lo que si averiguó y teorizó el filosofo francés, es que el poder no podía considerarse en una perspectiva condensada o focalizada de la sociedad, como el Estado o el sistema político. El poder estaba esparcido por todo el tejido social y operaba en una lógica reticular, lo que significaba que la Ciencia Política, sin abandonar la importancia analítica que le concedía a dicho sistema, debía poner más atención en el fenómeno del poder en los demás ámbitos sociales, particularmente, en el plano de lo que el autor llamaba la “microfísica” del poder. Este descubrimiento modificó las bases de la Ciencia Política de una manera radical;

“Parte de la fuerza del pensamiento de Michel Foucault reside en que rechaza la idea de una represión y una manipulación generalizadas y aún de un poder central instalado como la araña en medio de una tela de funcionarios y de agentes de propaganda. En este punto, el movimiento central de su pensamiento, el que le otorga su originalidad y explica su influencia, consiste en reemplazar la idea de que el poder central no cesa de reforzarse y de concentrarse por la idea inversa, a saber, que el ejercicio del poder se confunde cada vez más con las categorías de la práctica misma…” (Touraine, 1999: 164-165 ).

Al descubrir la microfísica del poder, Foucault llevó a la Ciencia Política hacia el análisis del mundo de la vida cotidiana y al efecto del poder en ese mundo, en sus relaciones con el aspecto sistémico de la sociedad. Para él, el poder debía entenderse desde lo que llamaba los “lares([12])” del poder, es decir, sus manifestaciones concretas y cotidianas, pues así como este es fuerte como fenómeno totalizante y totalizado, su debilidad está en la microfísica de la cotidianidad, por lo que la denuncia y la confrontación con el poder instituido debe llevarse, en la teoría y en la praxis, desde esa trinchera.  De esta forma, mientras la nueva visión del poder que presenta Foucault da pie para el surgimiento dentro de la teoría política del interés por el mundo de la vida, al visualizarlo como una producción multiforme de relaciones de dominio, el concepto de familia adquiere un papel relevante en los análisis del poder a partir de esta perspectiva. Por ello, Foucault llegó a la conclusión de que;

“…las relaciones de poder son intrínsecas a otros tipos de relación (de producción, de alianza, de familia, de sexualidad), en la que juegan un papel cada vez más condicionante y condicionado” (Foucault,  2000: 82)[13].

En el plano más normativo, la teoría foucaultniana establece el concepto de resistencia al poder dominante, condensado en el poder totalizante-pastoral del Estado, lo cual se basa en el rescate de la subjetividad de la persona humana que se empodera desde su mundo cotidiano como “sujeto” y enfrenta a la capacidad categorizadora del poder pastoral sobre él. Por ese motivo, se deduce que con esta nueva visión del fenómeno, la familia se constituye en un “lar” del poder claramente delimitado, desde el que se puede comprender el influjo del poder totalizante sobre ella y la experiencia de poder de sus miembros, en tanto sujetos del poder: tanto como agentes de resistencia al poder por medio del rescate de la individualización, así como individuos categorizados por ese poder (Foucault, 1995: 94-96).

Uno de los rasgos fundamentales de la teoría política de la posmodernidad, según Beyme (1994: 182-185), es justamente la desustancialización del poder, es decir, la admisión de que el poder no se encuentra sustancializado o condensado en el Estado o sistema político y que el mismo opera reticularmente en todo el tejido social, amén de la visión foucaultniana.  Este concepto logró conectar el mundo de la vida y el sistema político desde la perspectiva de la teoría política, pero no fue el primer intento serio por establecer estos contactos, aunque sí el más impactante en su desarrollo y viraje posmoderno.

El freudomarxismo, que trataba de establecer la relación entre los procesos de alienación de los individuos y el sistema de poder dominante a escala societal, creó importantes conexiones para el logro del giro teórico comentado. Marcuse (1982: 91-117) ya había realizado un análisis de Freud, a partir de una relectura crítica de la escuela neofreudiana del psicoanálisis, con el fin de desentrañar la manera en que la relación dialéctica en la psique, entre el principio de realidad, expresión histórica de la sociedad como sistema (civilización) y el principio del placer, expresión concreta de la rebeldía propia de la líbido del individuo (Eros), se articulan de tal forma que el primero reprime y sublima al segundo y, con ello, consolida las formas de dominación y explotación socialmente instituidas.    

Aunque Marcuse no considera profundamente el concepto de familia en sus análisis políticos, como tampoco lo había hecho Faucault, a pesar de su marcado interés por el tema de la sexualidad, al entender al individuo como imbricado dentro de la lógica de una sociedad excedentemente represiva en su psique, conceptúa la lógica del poder en el mundo de la vida, con todas las consecuencias teóricas que, al efecto, ello implica para el análisis de la familia desde la teoría política. La represión excedente del sistema sobre el individuo, como consecuencia del poder totalizante, muy significativo desde el Estado –pastoral-, abre una puerta importantísima de cara al reducto natural de las sociedades en la construcción social del individuo: la familia.

El problema de la alienación de la persona humana, se constituyó en el punto nodal de análisis de Cornelius Castoriadis, el cual propuso, a partir de una lectura agudamente crítica del marxismo, una teoría de la sociedad que terminó por constituirse en una propuesta conceptual enteramente nueva: la teoría de la imaginación.

Tal y como se aprecia en el mapa conceptual núm. 3.1., Castoriadis entiende a la sociedad, a partir de un magma indeterminado de significaciones imaginarias sociales que se vierten en el campo histórico social, por medio del imaginario radical, como autoinstitución de la sociedad. Esto es posible, porque toda institución social posee una relación variable y dinámica entre un componente simbólico –que expresa lo imaginario- y uno funcional –que responde a una necesidad socialmente establecida-, en la que el primero se autonomiza relativamente del segundo, de tal forma que ocurre una autonomización relativa de la institución sobre la sociedad (Castoriadis, 1983: 227-228).

Mapa conceptual núm. 3.1.

IMAGINARIO SOCIAL, INSTITUCIÓN E INDIVIDUO

(Teoría de la imaginación)

Fuente: Elaboración propia con base en Castoriadis (1983, 1989 1997).

El predominio de lo imaginario –simbólico- sobre lo funcional, ocurre debido a que las instituciones sociales, entendidas como una red simbólica socialmente sancionada, se construyen sobre la base de una fundamentación extrasocial de sentido –los dioses, la ley, la razón, etc.-, lo cual repercute en una clausura de sentido para los individuos, que son incapaces de cuestionar esas instituciones, lo que genera la alienación: a saber, la existencia histórica de la heteronomía socialmente instituida (Ibid, 1989: 312-320[14]).

En este proceso, existe en el  imaginario social una dimensión instituyente (imaginario radical - indeterminado) y una instituida (imaginario efectivo -determinado), que en su incesante dinámica construye la sociedad y la historia.  Esta dinámica de tensión y creación histórica permanente del imaginario social, es fundamental para abordar el fenómeno de la familia, ya que ésta, en tanto institución, se despliega históricamente como consecuencia de la capacidad autoinstituyente del imaginario radical y su condensación histórica en el imaginario efectivo, que expresa dicha institución.  La familia es en cuanto la institución la define como tal y por cuanto el imaginario social fabrica socialmente –instituye- a los individuos de esa sociedad como tales y, por lo tanto, los crea como individuos que conforman esa familia. 

Entonces, la familia no sólo es una institución que tiene cierta funcionalidad para la vida social, sino que también es una institución que es creada en y por lo imaginario en el plano efectivo de la historia y, por ende, es consecuencia directa de las significaciones imaginarias sociales que se autoinstituyen por el imaginario radical.  Y las consecuencias teóricas de esta perspectiva son inmensas en el análisis de la familia desde la Ciencia Política, pues nos dice dónde está el punto central de atención.

Naturalmente, la teoría de la imaginación expresa una teoría del poder calibrada bajo la lógica de lo dicho en las líneas precedentes. El poder tiene, así, dos dimensiones básicas: un carácter instituyente –o infrapoder- que expresa el componente político del imaginario radical y un carácter instituido –o poder explícito- que expresa lo homónimo del imaginario efectivo en la institución. El poder instituyente fabrica socialmente al individuo como holograma del imaginario social, por lo que este individuo, contiene una suerte de programación de sentido en su existencia, amén de la configuración histórica de ese imaginario. El poder instituido delimita, en un sentido explícito, las coordenadas de existencia de ese individuo, según ciertas instancias históricamente determinadas.  (Castoriadis,  1990: 77-79).

Aunque el peso de la institución sobre el individuo es tan grande que su existencia ha sido prefigurada por aquel, según los parámetros dominantes que expresa el imaginario social, a partir del infrapoder, el individuo no es autómata, pues tiene en su psique imaginación radical y capacidad de creación que le permite tener, a pesar de todo, una predisposición de rebeldía frente a la institución, predisposición que puede implicar transformación histórica de esa institución (Ibídem). En esta tesitura, el problema de la familia, desde la teoría política, es uno tal que implica una programación social de ella desde el poder –instituyente- en el mundo instituido –poder explícito- y, por lo tanto, refiere a una significación imaginaria central de la sociedad, que puede ser y es modificada como consecuencia del uso de la capacidad transformadora del hombre en la institución, situación que sólo es posible en el plano político de la sociedad, es decir, en el imaginario político.

La teoría crítica castoriadana tiene inmensas consecuencias prácticas, pues sus componentes normativos motivan la construcción social del cuestionamiento a las instituciones como motor de una mejor sociedad –lo que el autor llama, “proyecto de autonomía”. Pero para los efectos de este artículo y partiendo de la base de que Castoriadis plantea un cuestionamiento general a la sociedad tal y como la conocemos hoy, la cual tilda de conformista y decrépita en su capacidad de reflexión, verificar el diagnóstico que el autor hace sobre el problema político central de la familia amarra tanto la dimensión social de la institución de esta, como su relación con la dimensión social de la institución del individuo mismo, en esta:

El problema principal es el de saber en qué medida las sociedades occidentales siguen siendo capaces de fabricar el tipo  necesario para la continuidad de su funcionamiento. La primera y principal fábrica de individuos conformes es la familia. La crisis de la familia contemporánea no consiste solamente, o no tanto, en su fragilidad estadística. Lo que se cuestiona es el derrumbe y la desintegración de los roles tradicionales –hombre, mujer, padres, hijos- y su consecuencia: la desorientación amorfa de las nuevas generaciones” (Castoriadis, 1997: 25).

Y a partir de aquí, entendiendo que la familia es el primer reducto central del poder en la fabricación social del individuo por el imaginario social, está claro que la importancia de este concepto para la teoría política, pasa al primer plano.

4.      TEORÍAS POLÍTICAS DEL MUNDO DE LA VIDA: NUEVOS HORIZONTES TEÓRICOS PARA UN ENFOQUE POLÍTICO DE LA FAMILIA

La reacción que desencadena la teoría foucaultniana, en relación con el impacto totalizante del poder, así como la idea propia de la teoría de la imaginación de que, en primera instancia, el individuo es un constructo u holograma de la sociedad que lo fabrica por influjo del imaginario social, se constituye en el caldo de cultivo de las teorías políticas del mundo de la vida.

La teoría política se había interesado en la lógica del poder desde el sistema societal en su conjunto, principalmente en la modernidad y, con la propuesta autopoiética, en la posmodernidad. Sin embargo, el giro que generó el análisis del poder, llevo la atención al campo de la vida cotidiana, al mundo vivido de las personas reales de carne y hueso; un mundo amplio, pletórico de espacios sociales concretos: multidinámico, multiforme y multivariable.  Esto ya lo había descubierto la sociología fenomenológica, a saber, que el mundo de la vida cotidiana es la realidad por excelencia; pragmática, intencional y funcional, donde se cruza el plano de las instituciones y el de la biografía de los individuos en el desarrollo de sus vidas (Berger y Lukmann, 1968: 35-65).

Con el descubrimiento del mundo de la vida como concepto central, la Ciencia Política desarrolló diferentes teorías que tienen, a pesar de su diversidad, claros puntos en común. Tal y como se puede apreciar en el mapa conceptual núm. 4.1., la visión de estas corrientes teóricas, apunta al hecho de que el sistema social en sus múltiples manifestaciones –sistemas político, económico, etc.- tiende a colonizar el mundo de la vida cotidiana de las personas con el objetivo de imponer su lógica en dicho mundo, en demérito de la subjetividad de las personas. Esta colonización del mundo de la vida implica la articulación de los procesos de alienación que sufren los individuos, como consecuencia del influjo de los sistemas sociales (Beyme, 1994: 243-250).

Estos individuos existen en un mundo de la vida intersubjetivamente construido a partir de la articulación de la identidad en ese mundo, como construcción del sentido sobre la base de materiales culturales predominantes, sea como identidad de resistencia –a la colonización-, proyecto –propuesta para enfrentar la colonización- o legitimación -de esa colonización.  (Castells, 1998b: 28-30).

Cinco grandes enfoques teóricos tratan de explicar este proceso, desde puntos de vista diferentes: la teoría de la acción comunicativa, la teoría del posmaterialismo, la teoría del riesgo, las teorías de los nuevos movimientos sociales y la sociedad civil, y la teoría de la identidad. En su orden, estas teorías enfrentan la colonización sistémica sobre el mundo de la vida, por medio de la acción comunicativa solidaria, la promoción de valores posmateriales, el fomento de la autocrítica social, la revolución cultural fragmentada y la construcción de la identidad desde una lógica de resistencia y proyecto([15]).

Mapa conceptual núm. 4.1.

LAS TEORÍAS DEL MUNDO DE LA VIDA Y LA CIENCIA POLÍTICA

(visión panorámica)

Fuente: Elaboración propia con base en Beyme (1994) y Castells (1998b).

Con las teorías del mundo de la vida, este espacio resultó ser profundamente relevante para la Ciencia Política.  Fue el teórico alemán Jürguen Habermas, el que desarrolló la matriz analítica que permite abordar en primera instancia este tipo de teorías, con su propuesta particular, la teoría de la acción comunicativa. Para el autor, la superación de las deficiencias propias de las teorías de la modernidad, particularmente, su racionalismo instrumental, funcionalista y estructuralista, se lograba estableciendo una nueva matriz analítica de la sociedad, en la que se contemplara la relación entre el mundo de la vida, que expresa la existencia concreta de los individuos y, con ellos, la manifestación de la alienación social, por un lado, y el sistema social en su conjunto y su lógica racionalista instrumental, que se vierte a través del sistema político administrativo y el económico, primordialmente, por el otro. La alienación, en esa dinámica, es consecuencia precisamente de la capacidad del sistema de imponer su lógica instrumental y teleológica, en beneficio del sistema, que nulifica la capacidad lúcida del individuo por alcanzar una racionalidad práctico-moral, en el mundo de la vida, que le permita su mejor y cada vez menos alienante desarrollo (Habermas,  2002a: 357-382).

Como se puede apreciar en el mapa conceptual núm. 4.2., el tema de fondo para esta teoría, es el hecho de que la racionalidad práctico-moral, a través de la cual se construye el sentido en el mundo de la vida, es diferente a la racionalidad instrumental, propia de la lógica del sistema –político, económico, científico, etc-, que se impone sobre ese mundo, por medio de los procesos de juridización. De esta forma, se coloniza el mundo de la vida cotidiana de los individuos, mediante su normalización jurídica, formal y positiva, lo cual expresa una clara alienación en el tanto y cuanto la imposición no genere la suficiente resistencia como para frenarla y retraerla.

Habermas incorpora el concepto de la acción comunicativa como plataforma de su análisis. El problema principal que debe resolver la sociedad en el mundo de la vida es el de la validez de las argumentaciones que permiten la construcción del sentido en una perspectiva práctico-moral y, en ese mundo, la validez se puede alcanzar por la acción comunicativa, a saber, la coordinación solidaria de la discusión lúcida de los individuos, para el logro de la construcción racional de acuerdos. Para poder impactar al sistema, el cual opera por medio de la acción instrumental o teleológica –locucionaria-, el mundo de la vida debe enfrentar la juridización por medio de la acción estratégicaperlocucionaria-, que implica el impacto sobre el sistema a favor del mundo de la vida, como consecuencia del logro de un acuerdo de sentido emanado de una acción comunicativa –ilocucionaria- concreta (Idem).  Este impacto ha de basarse en la articulación referencial, en el mundo de la vida, de utopías que favorezcan el concepto de solidaridad como eje recurrente de la acción comunicativa (Habermas, 1990: 81-85).

Mapa conceptual núm. 4.2.

TEORÍA DE LA ACCIÓN COMUNICATIVA DE HABERMAS

(colonización del mundo de la vida)

Fuente: Elaboración propia con base en Habermas (2002a).

La apertura que genera esta teorización para el examen de la familia, reviste de una importancia capital para nuestro análisis.  La familia, como experiencia vivencial y como referente practico-moral de sentido, se encuentra inserta, precisamente, en el mundo de la vida y aunque no es razonable que sean “las familias” las que generen ese acuerdo de sentido, por medio de una acción comunicativa, es altamente razonable que lo que pasa en la sociedad y el influjo del sistema en ella, se vierta en su primer sustrato: la familia.

Naturalmente, la familia no es el espacio para hacer realidad la teoría habermasiana de la democracia deliberativa, que lleva el concepto de acción comunicativa al plano de la política (Habermas, 2000: 379-393). No obstante, la familia puede ser considerada la referencia comunicativa básica del mundo de la vida, porque este es el reducto principal del individuo en su vida cotidiana. Entender la construcción del concepto de familia como acuerdo lúcido desde el mundo de la vida, que habla de una acción comunicativa plenamente práctico-moral, permite, por un lado, enfrentar la colonización instrumental que el sistema quiere imponer en ese mundo y en la familia como sustrato social básico y, por otro, ejercer una acción estratégica desde el mundo de la vida, para impactar al sistema de cara a la construcción de un concepto de familia más equilibrado y oportuno en un sentido práctico-moral.  Si, como bien señala Castoriadis, la familia es el primer fábrica social de los individuos, la democracia deliberativa habermasiana debe construirse en primer lugar, por individuos fabricados desde la familia.

Las teorías de los nuevos movimientos sociales y la sociedad civil, abren espacios interesantes, amén de la propuesta habermasiana. La superación del esquema clásico de las clases sociales en el análisis de la política, tuvo su origen en el surgimiento de movimientos sociales más interesados en proyectos culturales propios de la época, más monotemáticos y orientados hacia la resistencia y el resguardo de aspectos específicos de la vida política, tales como los movimientos ambientalistas, feministas, pro-derechos humanos, comunales, etc., que se desarrollan en los espacios de la política “no institucional” (Offe, 1998: 174-180).  

Se trata de una teoría política que supera la visión clásica del esquema público-privado o izquierda-derecha, al establecer una visión de participación política “desde abajo”, basada ya no en las clásicas visiones totalizantes del poder, sino en una perspectiva de orientación moral de defensa de trincheras culturales específicas, que acaba con las utopías clásicas sistémicas. De ahí que, con estas teorías, se supera la decimonónica visión de una revolución política con resultados societales globales, por una defensa del mundo de la vida como revolución cultural fragmentaria desde ese mundo (Beyme, 1994: 275-285).

El concepto de familia, en relación con las diferentes propuestas teóricas existentes en este campo de investigación, ha sido abordado fundamentalmente desde las teorías del movimiento feminista. No obstante, estas teoría han adolecido de problemas teóricos importantes, como consecuencia del radicalismo ginecéntrico que ha permeado su desarrollo temprano, que ha evolucionado desde un radicalismo biologista lésbico hasta una normativismo ecofeminista ilusorio –utopía de la “madre” naturaleza-, lo que se ha traducido en una desviación letal para el conocimiento teórico, a saber, la pérdida relativa de la neutralidad valorativa en la investigación. Empero, su posterior evolución hacia una visión de género entendida como construcción social en una relación de poder, abre nuevas perspectivas de cara a un proceso de superación de los escollos que originalmente permeó a las teorías feministas (Ibid, 291-310).

Estas teorías, sobre la base de esto, se fundamentaron en un ataque sistemático de un concepto particular de la familia: lo que el feminismo llama la familia patriarcal.  El feminismo considera que el formato clásico de familia, representa un sistema de dominación socialmente legitimado de los hombres sobre las mujeres, que ha colapsado por diversos factores, tales como el efecto de la globalización sobre el mercado de trabajo –incorporación de las mujeres al mercado laboral-, el surgimiento mismo del feminismo y el control de la natalidad, entre otros; todo lo cual redunda en mayores tasas de divorcios, el surgimiento de nuevos formatos familiares –unipersonales, unión libre y homosexuales-, la caída de la tasa de natalidad, etc. (Castells, 1998b: 159-164).

De esta forma, el análisis de la familia no representa un aspecto central de las teorías feministas, las que ante la radicalización crítica de la familia patriarcal, relegaron el concepto a un plano secundario. Con todo, el aporte de estas teorías radica en la valoración –para bien o para mal- de la familia como un núcleo de poder fundamental de la sociedad, lo que abre espacios conceptuales que permiten entender el papel de la familia dentro de la teoría política.

Por otro lado, la teoría de los movimientos sociales permite teorizar sobre aquellos movimientos que de una u otra forma plantean el concepto de familia como referente. Por ejemplo, el movimiento homosexual y lésbico ha desarrollado todo un proyecto orientado a legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo, a partir de la crítica a esa familia “patriarcal”, el cual ha conseguido bastante éxito en muchos países. Pero también algunos movimientos sociales pro-familia, tratan de replantear la familia patriarcal bajo modelos que permitan un mayor desarrollo humano de sus miembros, por medio de un replanteamiento más “democrático” de las relaciones de poder en el interior de la familia, pero siempre bajo el esquema heterosexual del núcleo familiar. Estos movimientos rescatan el valor de la mujer frente al hombre y las relaciones de equidad intrafamiliar entre los jefes del hogar [feminismo] y el desarrollo de las personas menores como sujetos de derecho en vez de objetos de autoridad [movimiento pro-niñez]. Todo esto implica un reconocimiento tácito de la existencia real de relaciones de poder en el interior de la familia y de efectos de poder en ella, desde los sistemas sociales, particularmente, desde el sistema político. La veta teórica, desde esta perspectiva, se abre ampliamente.

Muy relacionada con las teorías de los nuevos movimientos sociales, la teoría de la identidad parte de la base de que la vida social en el mundo de la vida, se articula a partir de la construcción de la identidad por parte de los actores sociales, sobre fuentes de sentido primarias: étnicas, culturales, territoriales, históricas, etc. (Castells, 1998b: 29). Esta construcción ocurre por cuanto, desde el sistema, la sociedad articula la lógica propia de la sociedad red que expresa los flujos globales de bienes y servicios, información, imágenes y poder, que ha sido posible debido al surgimiento histórico de los modos de desarrollo informacional que implica la incorporación de las tecnologías de información en la producción capitalista mundial (Castells 1998a: 39-48).

Se genera así una dialéctica entre el “yo” (construcción de la identidad en el mundo de la vida) y la red (las funciones sistémicas de la sociedad informacional globalizada) en el desarrollo histórico de los países (Ibíd:29), que puede tener efectos en tres caminos distintos: o bien, la construcción de la identidad presupone un fundamentalismo (religioso, ecológico, feminista, étnico, etc.) que se opone irracionalmente al sistema (paraísos comunales); o bien, esa construcción se vierte en un atrincheramiento conservador detrás de instituciones anquilosadas, que se resisten al cambio en todos los sentidos (religiosos, ecológicos, patriarcales, étnicos, etc.) y que expresan una identidad legitimadora del “status quo”; o bien, el desarrollo de movimientos de resistencia (frente a los dos anteriores)-proyecto (alternativos a ellos), que buscan rescatar la construcción de la identidad desde el mundo de la vida, con una postura racional pero orientada hacia la reconstrucción, revalorización y rescate de la subjetividad del ser humano –sujeto- (Touraine, 1999:  201-207[[16]]).

Las aportaciones de esta teoría para el análisis de la familia, revisten de una importancia decisiva, ya que la manifestación de esta puede expresarse en las tres vías. Como paraíso comunal, el concepto de familia puede ser manipulado por movimientos socioculturales de retiro (Offe, 1998: 175-176), que pueden degenerar, en ciertos casos, en grupos endogámicos enfrentados al sistema irracionalmente y que pueden tener un fin propio de ciertas sectas que se encierran y practican relaciones sexuales endogámicas ilícitas, muchas veces pedófilicas e, incluso, que pueden rayar en el suicidio colectivo([17]). Como grupos legitimadores, todos aquellos movimientos que se atrincheran detrás de la familia patriarcal tradicional y que no están dispuestos a que ésta cambie en ningún sentido, particularmente, en lo que se refiere a las relaciones de poder en su interior. Por último, como identidad resistencia-proyecto, aquellos grupos que enfrentan las dos posibilidades anteriores y proponen un proyecto de reconstrucción de la familia en una perspectiva racional y de reivindicación del núcleo familiar y de sus miembros, en la búsqueda de relaciones de poder que favorezcan el desarrollo adecuado de la subjetividad de las personas que las integran.

La teoría política del postmaterialismo, cuyo máximo representante es Inglehart, propone la existencia una especie de revolución silenciosa en el mundo de la vida, que configura el tránsito de la sociedad industrial tradicional, hacia una sociedad postmaterial, en la que los valores no materialistas tienden a sustituir el interés por los bienes materiales y el consumo propios del industrialismo –capitalismo y estatismo-, por un interés cada vez mayor en aspectos más cercanos a valores que promueven la ética, la estética y el rescate de lo (inter)subjetivo (Beyme, 1994:  265-275).

El enfrentamiento de la colonización del mundo de la vida, desde la perspectiva postmaterialista, apunta hacia un postconsumo que pone énfasis en la vivencia humana y  sus relaciones, como valores más importantes, frente a un sistema que tiende a categorizar a los individuos en términos de sus posesiones y capacidad de consumo. El análisis de la familia, en este enfoque, adquiere una importancia fundamental, en el tanto esta representa el receptáculo inicial natural en la construcción de un mundo de la vida posmaterial, que enfrenta la lógica del consumo impulsada por el sistema. La construcción de unas relaciones humanas interesadas en la cultura más que en la economía, que se constituyan en epicentro de la vida social, necesariamente pasa por la familia como primer estrato, para luego desplazarse al conjunto de la sociedad. Y la teoría postmaterialista, debe examinar los alcances políticos de este proceso, ya que de hecho, una de las discusiones políticas “postmateriales” más relevantes en la actualidad, es el tipo de familia que debe sancionar el sistema político, particularmente, si se debe homologar la unión libre de personas del mismo sexo a la categoría jurídica de la familia - como matrimonio-, presente en los ordenamientos jurídicos de las sociedades.

La teoría del riesgo analiza la relación entre sistema y mundo de la vida, por medio de la comprensión del paso de la sociedad industrial decimonónica, con su Estado de bienestar, hacia una sociedad caracterizada por la producción agresiva de riesgos que ponen en peligro la existencia misma del planeta y mantienen inalterado el “status quo”. Esta producción es invisible, pseudoirreal –por su invisibilidad- y se basa en una revolución silenciosa de alcance global, cuyo corazón es la modernización reflexiva, es decir, el hecho de que la aplicación de la ciencia y la técnica en la producción, se ha convertido en un problema en sí mismo (como productor de riesgos globales) [Beck, 1998: 25-30].

La producción de los riesgos son consecuencia directa de la lógica del sistema (económico, político, cultural, científico, etc.), por lo que en el mundo de la vida, el problema político central está asociado a la percepción del riesgo. Esto genera una reacción sistémica que apunta hacia una colonización en la cual este maneja simbólicamente el tema de los riesgos, en los diferentes medios de comunicación existentes, de tal suerte que se minimizan y nulifican perceptualmente en el mundo de la vida (Beyme, 1994: 310-317).

El sistema político, por su lado, se da a la tarea de combatir los efectos “secundarios” de la sociedad de riesgo en todos los niveles, de tal manera que genera una especie de “dictadura” tecnocognoscitiva que deslocaliza políticamente el problema del riesgo, al enviarlo al cajón de la subpolítica, es decir, los espacios especializados en el trato del riesgo, con lo que se saca de la agenda política el mismo tema, para dejarlo en manos de los “especialistas”.  De esta forma se genera una percepción difusa del riesgo en el mundo de la vida, por falta de comprensión “técnica” y se oculta la amenaza por medio de la desacreditación de la crítica (Beck, 1998: 237-258).

Pero la importancia de la teoría del riesgo para el análisis de la familia desde la teoría política, es la presuposición de Beck de que la sociedad del riesgo reconfecciona y transforma plenamente la realidad del mundo de la vida en todos sus órdenes y, particularmente, la familia. Esta es la teoría de la individualización;

“En todos los países industrializados occidentales ricos (…) se ha consumado en la modernización del Estado del bienestar tras la Segunda Guerra Mundial, un impulso social de individualización de un alcance y una dinámica desconocidas con anterioridad (…). Es decir, sobre el transfondo de un estándar material de vida relativamente alto y de unas seguridades sociales muy avanzadas, los seres humanos fueron desprendidos (en una quiebra de la continuidad histórica) de las condiciones tradicionales de clase y de las referencias de aprovisionamiento de la familia…” (Ibid, 96).   

La individualización, por lo tanto, implica que la existencia de las personas en el mundo de la vida, queda relativamente desconectada del carácter gregario de la especie, primero en la familia y luego en grupos más amplios (clases, capas, sectores, etc.), por lo que el individuo mismo llega a ser el centro de planificación y vivencia de las personas en su cotidianidad y la familia una elección más entre múltiples alternativas vivenciales.  La sociedad del riego ha reconfigurado el concepto de familia, por cuanto las personas han desarrollado, como consecuencia de la individualización, múltiples formas familiares y extrafamiliares de convivencia que coexisten entre sí (solterías, unión libre, prematrimonial, matrimonial, paternidades con divorcios, etc.) y que se pueden expresar ya no en diferentes personas (vidas), sino en la vida de una misma persona. De esta forma, concluye la teoría del riesgo;

“La familia se está volviendo cada vez más una relación electiva, una asociación de personas individuales, cada una de las cuales aporta sus propios intereses, experiencias y planes, y está sometida a diferentes controles, riesgos y condicionamientos. (…) Estos modos de vida, en todas sus formas intermediarias, secundarias y flotantes, representa el futuro de las familias, o eso que yo denomino los contornos de la familia postfamiliar” (Beck y Beck, 2003: 185-186).

Con la teoría del riesgo, queda consolidada la importancia del estudio de la familia en el contexto de las teorías del mundo de la vida, ya que está claro que para esta corriente y dentro del concepto de “individualización”, la familia juega un papel vital para el análisis político. Por ello, es quizá la teoría que más le dedica atención dentro de estas tradiciones, pero más importante aún, la que abre una veta de investigación con un claro anclaje en la teoría política general.

5.      POLÍTICAS PÚBLICAS Y FAMILIA

No es posible el abordaje de la familia desde el análisis de las políticas públicas, si primero no se logran establecer las conexiones del concepto en el andamiaje de la teoría política. No hay que olvidar que las teorías del gobierno y, dentro de estas, las teorías de las políticas estatales, no son más que teorías de alcance medio, de un gran valor operacional, pero de una potencia heurística limitada. Sus méritos en la investigación de la Ciencia Política, no pueden ocultar su absoluta dependencia a las reflexiones de la teoría política general, por lo que todo lo que hemos esbozado en este ensayo, ha sido necesario para llegar a este puerto (Beyme, 1994: 20-23).

El análisis de las políticas públicas supone la existencia del sistema político o el Estado como telón de fondo. La única manera de entender la dinámica y desarrollo de políticas estatales, es enmarcandolas dentro del sistema político, ya que los productos de este sistema, como asignación autoritaria de valores o decisiones colectivamente vinculantes, expresan el resultado mismo de la política. No obstante, como vimos en líneas atrás, lo que ocurre dentro de dicho sistema es abordado por las teorías políticas del sistema y las mismas teorías estructural-funcionalistas, como un aspecto secundario propio de la llamada “caja negra”. En este sentido, está claro que las teorías de las políticas estatales llenan un vacío conceptual de gran importancia.

En este punto es útil entender al sistema político o al Estado([18]) desde una visión dual plenamente interrelacionada: por un lado, como una relación de poder y, por otro, como un sistema institucional (Mora; 1989; 20). Comprender el concepto de familia y cómo estos niveles se conectan con las teorías esbozadas en este ensayo, reviste de una importancia capital para nuestro análisis.

Entender el sistema político –o Estado- como relación de poder,  implica reconocer que lo que pasa en su interior es consecuencia de complejos juegos de poder y de heterogéneos niveles de articulación entre las fuerzas políticas de las sociedad (partidos políticos, grupos de presión y nuevos movimientos sociales) y las autoridades del Estado –personeros que toman las decisiones en el gobierno, los gobiernos locales y los parlamentos, primordialmente-, que en sus lógicas de negociación y presión, definen el contenido político de esas políticas estatales([19]). Es en el análisis de ese contenido, en el que se pueden comprender los diferentes focos de negociación, alianza, conflicto y poder de los diferentes actores involucrados, por cuanto la política estatal, como resultado del proceso político, expresa un nudo de poder  como solución posible ante una necesidad social y políticamente problematizada (Oszlak y O`Donell, 1994: 373-380).

Es muy importante destacar que las autoridades del sistema político ejercen su propia dinámica y tienen su propia autonomía relativa frente a la sociedad civil, en la construcción de las políticas estatales. Es un error teórico, sublimar a los juegos de poder de las fuerzas políticas, el papel de las autoridades como tales, ya que el nudo de poder se gesta en la dinámica entre ambos niveles. Dado que dichas autoridades no tienen una posición neutral en la construcción de las políticas, lo cual remite a los intereses y valores ideológicos que estos grupos representan, es importante asumir una posición antireduccionista en un sentido u otro, en el análisis de las políticas estatales: ni los intereses, valores y motivaciones de las autoridades se pueden reducir a los de la sociedad civil, ni viceversa. La políticas estatales expresan complejas relaciones de poder, dadas ciertas circunstancias coyunturales, así como condicionamientos estructurales (Skocpol, 1990: 116).

En términos generales, como relación de poder, el sistema político expresa una combinación variable entre un momento estructural o histórico del sistema y otro coyuntural o concreto de la política. El primero, está relacionado con los equilibrios de poder estructurales de la sociedad, que marcan los límites generales de su devenir específico y que se expresan en la estrategia nacional de desarrollo dominante, tanto en lo económico, político y cultural; en tanto lo segundo, refiere justamente a la manifestación coyuntural específica de los juegos de poder que configuran la política estatal concreta, en un momento histórico determinado (Zúñiga, 2001: 21-24).

El componente analítico de familia debe considerar todos los aspectos que cristalizan en las políticas estatales. Como relación de poder, es importante examinar los diferentes niveles en los que se puede explorar el concepto, considerando los actores políticos involucrados. En el campo de las autoridades, es importante elucidar la posición ideológica de los gobiernos y las fracciones políticas legislativas y locales sobre el tema de familia, lo cual implica verificar su definición en los planes de gobierno y de trabajo de los partidos políticos, así como en la construcción del plan nacional de desarrollo del gobierno, los planes de trabajo municipales y las iniciativas legislativas y de control político de las fracciones políticas.

En cuanto a la sociedad civil, es importante examinar las posibles implicaciones políticas de los diferentes actores, en relación con su posición sobre el tema de familia. Posiblemente, dentro de la sociedad civil, los grupos tradicionales (sindicatos y empresarios) generalmente no tienen mucho que decir sobre este tema, salvo de manera indirecta (las familias de los ciudadanos vs. la producción y los salarios), por lo que es en los nuevos movimientos sociales en los que se debe buscar información relevante, particularmente, en aquellos grupos que de manera clara tratan el tema de la familia. En este nivel, destacan diferentes movimientos sociales: los de promoción de los derechos de la niñez y la adolescencia, los de promoción de la equidad de género, grupos juveniles o de apoyo a los jóvenes, grupos religiosos, grupos de promoción de los valores, grupos patrióticos, grupos comunales  y los grupos que, directamente, trabajan proyectos sobre la familia, entre otros.

En el plano estructural, el análisis de la familia remite al concepto dominante que sobre el particular se expresa en la cultura de un país y en sus leyes de familia fundamentales.  No solo en lo atinente al tipo de familia dominante de esa sociedad, sino en cuanto a su dinámica y evolución estructural, sus características, sus aspectos críticos y las estadísticas que retratan la realidad del concepto. En el plano coyuntural, la investigación debe remitirse al tema de las discusiones parlamentarias y de gobierno sobre el tema de familia, lo cual va desde la definición misma del concepto dominante –discusión sobre el matrimonio y tipologías familiares- hasta la emergencia de propuestas y contraofertas  conceptuales que cuestionan el formato tradicional de la familia. En este plano, claro, está, la lectura política en el mundo de la sociedad civil y de las autoridades de gobierno y legislativas, es un momento concreto, es vital (Heller, 1988: 259).

Como sistema institucional, el sistema político expresa una estructura diferenciada de instituciones, procedimientos legales y burocráticos, y organismos públicos, que participan de la implementación burocrática de las políticas estatales cabalmente definidas en el plano de la configuración de las relaciones de poder del sistema y que expresan una lógica de articulación de desajustes y contradicciones entre lo que se decide y se ejecuta. Este nivel remite a lo que algunos llaman instrumentos de actuación política de los Estados y que expresa la manifestación concreta de los productos o “outputs” del sistema político (Skocpol, 1990: 133-134).

Este sistema institucional, está condicionado y es determinado por el nivel del sistema político como relación de poder. No obstante, es un error conceptual entender el proceso de las políticas estatales como una relación mecánica entre la ejecución y la decisión de la política. Esto es así, por cuanto el Estado es un sistema institucional diferenciado y altamente complejo, que no sólo hace muy complicada la implementación burocrática de las políticas, sino que, por los grupos y sectores que se articulan en su derredor, expresa también, como burocracia organizada, un factor de poder. De esta forma, en el plano de las relaciones de poder que configuran la construcción de las políticas públicas estatales, la burocracia interviene en muchos casos como un grupo político más que despliega importantes recursos de poder en función de condiciones y circunstancias concretas.

En la relación entre las políticas públicas y el sistema institucional que las implementa, el análisis del concepto de familia remite a la pléyade de las instituciones públicas que participan del proceso de ejecución de las políticas que de una u otra forma impactan a la familia. Es importante comprender esto, por cuanto en las sociedades actuales y como consecuencia de la gran diversidad de movimientos sociales monotemáticos que han adquirido relevancia política, se ha generado en el sistema institucional del Estado una suerte de feudalización burocrática en la que cada organismo se atrinchera alrededor de un tema concreto de la política, lo cual representa el efecto de los neomovimientos sobre la estructura burocrática del sistema político. Así, los organismos públicos de protección a los derechos de la mujer, de las personas menores, de los jóvenes o de las personas adultas mayores, por ejemplo, tienden a empujar cada uno por su lado, la implementación de políticas afines a sus temas, con muy poco o ningún nivel de articulación y coordinación.

A partir de esta perspectiva, es importante comprender la política estatal como proceso que, articulado en etapas iterativas, permite captar mejor la construcción e implementación de las políticas estatales (Mora, 1989: 27-39): formulación, debate, decisión e implementación burocrática([20]).  En las primeras tres etapas, el análisis de las políticas estatales remiten al Estado como relación de poder, por cuanto es en el proceso de formulación y debate de la política, en el que la sociedad civil y los grupos burocráticos intervienen con sus recursos de poder para influir la configuración de su contenido, lo cual, en la etapa de la decisión por parte de las autoridades([21]), se consolida como nudo de poder político.  En la etapa de implementación, la estructura institucional del sistema político ejecuta la decisión tomada por las autoridades, según los recursos administrativos, financieros y logísticos disponibles en el Estado.

De esta forma, en el análisis político de la familia, es muy importante comprender las diferentes etapas y los diferentes actores y factores influyentes en cada una de ellas, en lo que respecta a la construcción de las políticas estatales relacionadas con la familia. La compresión de todos estos entramados políticos, jurídicos e institucionales, reviste de una importancia capital en el desarrollo de investigaciones políticas interesadas en la temática. 

EPÍLOGO

El análisis panorámico y necesariamente sobre-simplificado de la evolución de la teoría política de orientación empírica, nos ha permitido valorar el concepto de familia en su desarrollo. Como se pudo apreciar, las teorías sistémicas y estructural-funcionalistas tendieron a sublimar el concepto, lo que repercutió en un interés poco relevante para la Ciencia Política en relación con la investigación del tema.  El interés por el control político en la sociedad y la dinámica general de los sistemas políticos, sellaron esta tendencia.

No obstante, con el golpe de timón que vive el concepto fundacional de la joven disciplina, el poder, se marca un desarrollo teórico más indulgente para la idea de familia desde la Ciencia Política. Con la visión foucaultniana de un poder esparcido por todo el tejido social y las aportaciones del freudomarxismo al examen de la alienación, así como el concepto de fabricación social del individuo presente en la teoría de la imaginación, el interés por la vida cotidiana en el análisis político, vivió un renovado interés.

Las teorías del mundo de la vida, desarrolladas desde la teoría de la acción comunicativa de Habermas, abren espacios teóricos desusados en la Ciencia Política, espacios muy relevantes para el estudio de la familia como concepto. Las teorías de los nuevos movimientos sociales parecen poner el contexto de significación teórico básico del concepto y la teoría de la identidad refuerza estos espacios. La familia parece apuntar en una perspectiva de proyecto cultural dentro del mundo de la vida, que merece un análisis político sesudo y la teoría del riesgo, por intermedio de la categoría de la individualización, abre la brecha.

Con estos niveles de apertura, el estudio de las políticas públicas desde una perspectiva de familia, parece adquirir connotaciones no sospechadas. Comprender el concepto de familia desde el sistema político, en su producción de políticas, como relación de poder y como sistema institucional, considerando los límites estructurales y los centros de gravedad coyunturales, permiten una aprehensión más acabada del fenómeno y su impacto a escala societal.

En este nivel y como consecuencia de la existencia de un sistema institucional diferenciado del Estado y de un creciente proceso de feudalización monotemática de los organismos públicos encargados, parece esbozarse el principal problema práctico y teórico en el análisis político del concepto de familia. El hecho de que, por un lado, la feudalización institucional diluye la idea de familia entre sus integrantes específicos -la mujer, la niñez, la juventud o las personas adultas mayores, por ejemplo- y, por el otro, el hecho de que al ser el sustrato fundacional de la vida social, al tenor del proceso de individualización descubierto por Beck, la cuestión es demasiado amplia para examinarla y para proponer políticas concretas de familia.

La solución ante esta aparente contradicción, consiste en entender el concepto de familia como la principal variable multidimensional y transversal de las políticas estatales, sociales, económicas y culturales, considerando los temas específicos desde su relación con la familia, como sustrato básico de la sociedad.  Así, en el plano político, la familia parece erigirse como referente práctico moral primario, para amarrar y coordinar el conjunto de políticas que cada fuerza política, gobierno, grupo o movimiento, desarrolle en una perspectiva de proyecto de sociedad.  Ciertamente, la labor de los entes que se preocupan por los actores específicos de la familia, deben continuar con su trabajo de protección de la niñez, la mujer, la persona adulta mayor y el joven, particularmente, en una perspectiva “curativa” (de los “daños” propios de la anomia social imperante), pero en cuanto a planificación integral y preventiva, es la familia la categoría fundamental.

Al final, está claro que los espacios están abiertos para el análisis politológico de la familia y el trabajo está por desarrollarse. El renovado interés por el concepto, que marquen futuras investigaciones, también debe verificarse al calor de la dimensión ética. El sinsentido predominante de la sociedad, la crisis de las significaciones imaginarias sociales contemporáneas, parece pasar directamente por el ámbito de la familia. Los pilares de la vida social y política se fundan en la familia, pero a todo el mundo se le había olvidado este hecho capital. El conformismo, la violencia, la anomia social, la visión amorfa de la vida, la individualización alienante del individuo, el sinsentido social, etc., se empiezan a configurar en el mundo de la vida familiar. Poner atención a estos problemas, tanto teórica como políticamente, parece ser la apuesta no solo de una Ciencia Política más evolucionada y sesuda, sino de una acción política que busque un futuro con desarrollo humano sostenible para nuestras sociedades.

FUENTES DE INFORMACIÓN

  • Althusser, Louis; Ideología y aparatos ideológicos de Estado, Quinto Sol ed., México D.F., 1980.
  • Beck, Ulich; La sociedad de riesgo, Editorial Tusquets, Barcelona, 1998.
  • Beck, Ulich y Beck-Gernsheim, Elizabeth; La individualización. El individualismo institucionalizado y sus consecuencias sociales y políticas, Editorial Paidós, Barcelona, 2003.
  • Berger, Peter y Luckmann, Theodore; La construcción social de la realidad,  Amorortu editores, Buenos Aires, 1968.
  • Beyme, Klaus Von;  Teoría Política del siglo XX: De la modernidad a la posmodernidad,  Alianza Universidad Ed., Madrid, 1994.
  • Castells, Manuel; La era de la información. Economía, sociedad y cultura. Vol. I: la sociedad red , 1ra. edición, Alianza editorial, Madrid, 1998a.
  • Castells, Manuel; La era de la información. Economía, sociedad y cultura. Vol. II: el poder de la identidad, 1ª. edición, Alianza editorial, Madrid, 1998b.
  • Castoriadis, Cornelius; El avance de la insignificancia,  1ra. edición, Editorial Universitaria,  Buenos Aires, 1997.
  • Castoriadis, Cornelius; El mundo fragmentado,  1ra. edición, editorial Nordan-Comunidad,  Montevideo, 1990.
  • Castoriadis, Cornelius; La institución imaginaria de la sociedad I, 1ra. Edición, Tusquets  editores, Buenos Aires, 1983.
  • Castoriadis, Cornelius; La institución imaginaria de la sociedad II, 1ra. Edición, Tusquets  editores, Barcelona, 1989.
  • Cohen, Jean L. y Arato, Andrew; Sociedad civil y teoría política, 1ra. Edición, Fondo de Cultura Económica, México, 2000.
  • Debray, Regís; Crítica de la Razón Política, 1ra. edición, Madrid, Cátedra editores, 1983.
  • Easton, David; Esquema para el análisis político, 3ra. Edición, Amorotu, Buenos Aires, 1976.
  • Foucault, Michel; Un diálogo sobre el poder y otras conversaciones, 1ra. Edición, 7ma. reimpresión,  Alianza editores, Madrid, 2000.
  • Foucault, Michel; “El sujeto y el poder”; En: Torres-Rivas Edelberto; Política. Teoría y Métodos, 1ra. Edición, Educa editores, San José, C.R., 1990.
  • Habermas, Jürgen; Teoría de la Acción Comunicativa, Tomo I, 1ra. edición, Taurus editores, México D.F., 2002a.
  • Habermas, Jürgen; Teoría de la Acción Comunicativa, Tomo II, 1ra. edición, Taurus editores, México D.F., 2002b.
  • Heller, Herman; Teoría del Estado, México, Fondo de Cultura Económica, 1988.
  • Jaguaribe, Helio; Sociedad, cambio y sistema político, Paidós Ed., Buenos Aires, 1972.
  • Jaguaribe, Helio; Desarrollo político: Sentido y condiciones, 1ra. Edición, Paidós Ed., Buenos Aires, 1978.
  • Kolakowski, Leszek; La filosofía positivista, 3ra edición, Cátedra editores, España, 1966.
  • Luhmann, Niklas; “ Modernas teorias de los sistemas como formas de análisis de la sociedad total”; En: Luhmann, Niklas, et. al.; Discusión: Teorías sobre los sistemas sociales, 1ra edición, Barral ed., Barcelona,  1975.
  • Luhmann, Niklas; Poder, 1ra edición, Editorial Alianza, Madrid, 1995.
  • Luhmann, Niklas; Sistemas Sociales. Lineamientos para una teoría general, 1ra edición, ANTHROPOS-Universidad Iberoamericana-Centro Editorial Jeverino, Barcelona, 1998.
  • Luhmann, Niklas; Teoría Política en el Estado de Bienestar, 1ra edición, Alianza Universidad, Madrid, 1997.
  • Marcuse, Herbert;  Eros y civilización,  Ariel editores, Barcelona, 1982.
  • Mora, Jorge; " Propuestas Metodológicas para el Estudio de las Políticas Estatales"; En: Fernández, Oscar (comp.); Sociología. Teoría y Métodos, 1ra edición, San José, EDUCA, 1989.
  • Offe, Claus; "Ingobernabilidad.  Sobre el Renacimiento de Teorías Neoconservadoras de la Crisis"; En: Torres-Rivas, Edelberto;  Política. Teoría y Métodos, 1ra. edición, San José, EDUCA-FLACSO, 1990.
  • Oszlak, Oscar y O`Donell, Guillermo; "Estado y políticas públicas en America Latina: hacia una estrategia de investigación"; En: ICAP (comp.); Admnistración pública: perspectivas críticas, Instituto Centroamericano de Administración Pública (ICAP), San José, 1994.
  • Poulantzas, Nicos;  Poder político y clases sociales en el estado capitalista,  Siglo XXI, México, 1985.
  • Poulantzas, Nicos;  Estado, poder y socialismo,  Siglo XXI, Madrid, 1980.
  • Prélot, Marcel;  La Ciencia Política,  Eudeba, Buenos Aires, 2002.
  • Sartori, Geovanni;  Homo Videns. La Sociedad Teledirigida 1ra. Edición, Taurus editores, Madrid, 1998.
  • Sartori, Geovanni; Elementos de Teoría Política, 3ra. Edición,  Alianza editores, Madrid, 1996.
  • Skocpol, Theda; "El Estado regresa al primer plano: estrategias de análisis en la investigación actual"; En: Torres-Rivas, Edelberto;  Política. Teoría y Métodos, 1ra. edición, San José, EDUCA-FLACSO, 1990.
  • Therborn, Göran;  ¿Cómo domina la clase dominante?,  Siglo XXI, México, 1987.
  • Torres Nafarrate, Javier; “Nota a la versión en lengua castellana”. En: Luhmann, Niklas; Sistemas Sociales. Lineamientos para una teoría general, 1ra edición, ANTHROPOS-Universidad Iberoamericana-Centro Editorial Jeverino, Barcelona, 1998. Para la nota: México, junio de 1996.
  • Touraine, Alain; Crítica de la modernidad, 1ra. edición, editorial Fondo de Cultura Económica, Buenos Aires, 1999.
  • Vallespín, Fernando; “Introducción”. En: Luhmann, Niklas; Teoría Política en el Estado de Bienestar, 1ra edición, Alianza Universidad, Madrid, 1997.
  • Vera, Juan Manuel; “Cornelius Castoriadis (1922-1997): La interrogación permanente”. En: Revista Iniciativa Socialista, número 48, Madrid, marzo de 1998.
  • Zúñiga Ramírez, César; "El Estado y los habitantes: ¿una dicotomía?"; En: Sánchez Boza, Roxana (editora); Derecho constitucional y administrativo desde la perspectiva del ciudadano, Universidad de Cosa Rica, Instituto de Investigaciones Jurídicas, Oficina de Publicaciones – UCR, San José, 2001.

[1] Este ensayo ha sido preparado como colaboración para el Centro Iberoamericano de Estudios para la Familia (CIBEFAM), creado en el año 2008 desde la organización internacional Enfoque a la Familia.

[2] Profesor de la Escuela y de la Maestría Centroamericana en Ciencia Política de la Universidad de Costa Rica.

[3] No viene al caso discutir sobre los pormenores de estas periodizaciones. En realidad, son periodos útiles que describen características propias de la evolución de las teorías políticas y que, a grosso modo, expresan, aproximadamente, el periodo que va de 1950 a 1980, el primero y de 1980 hasta nuestros días el segundo.

[4] No se puede decir que ambas tradiciones son contrapuestas o que su diferenciación es tajante, más bien, se trata de un mismo continuo discursivo, en el que cada tradición representa un polo del mismo –tipos ideales-, de tal suerte que toda teoría política lleva ínsita un componente normativo y toda filosofía política, uno analítico-empírico; con el predominio del contrario.  En todo caso, la teoría política como coronación de la Ciencia Política, tiene sus raíces epistemológicas, ontológicas y conceptuales en la filosofía política. Por ese motivo, para referirse a esta diferenciación, algunos hablan de teoría política empírica y teoría política normativa.

[5] Para efectos de este ensayo, se utilizan los conceptos de Estado y sistema político de manera indistinta.

[6] Véase Luhmann (1998).

[7] El subrayado es nuestro.

[8] Ciertamente la Ciencia Política nace como la conocemos hoy en día, después de la II Guerra Mundial, al calor de las discusiones de la UNCESCO, por lo que su origen es plenamente “moderno”, en el sentido teórico del término (Al respecto, compárense Prelot [2002] y Beyme[1994]).

[9] Quizá el teórico más connotado del estructural-funcionalismo neomarxista, muy popular en la academia social de Costa Rica durante las décadas de los setentas y ochentas.

[10] Sobre esto léase a Torres (1996).

[11] Castells citando a Poulantzas (1980).

[12] Los “Lares” correspondían a los dioses romanos del hogar y en castellano expresa también, directamente, el concepto de hogar, lo cual deja claro que la importancia de la familia, en relación con el poder, ya estaba presente en el mismo Foucault (1981).

[13] El subrayado es nuestro.

[14] Compárese con Castoriadis (1990: 88).

[15] Compárense (Beyme, 1994), (Touraine, 1999) y Castells (1998 a y b).

[16] Castells adiciona el concepto de “sociedad red” a la propuesta de la teoría de la identidad, a partir de un análisis histórico del capitalismo informacional, pero es Touraine el impulsor de la teoría. En este sentido, compárese con Castells (1998b:28-34).

[17] Como el caso de los Davidianos en Estados Unidos, secta dirigida por David Coresh, que en Texas (1993) se inmolaron en un incendio autoprovocado o la secta de Jim Jones en Guyana, famosa por el suicidio colectivo de entre 700 y 800 personas a finales de los setentas. Recientemente, en abril-mayo del 2008, en Eldorado, Texas, una secta de origen mormona, pregonaba la poligamia pedófila (416 niños), los abusos sexuales y las agresiones.

[18] Para los efectos de este ensayo, se maneja de manera indistinta los conceptos de sistema político y Estado.

[19] Véase Therborn (1987).

[20] Desde el punto de vista del impacto, hay una etapa más, la evaluación.

[21] Como bien señala Heller (1988: 259), la función política de la decisión en el Estado corresponde, básicamente, a las funciones de gobierno y legislación, no así al campo de la administración burocrática y de justicia.

«Back

Reactions on "Sistema político y políticas públicas desde una perspectiva de familia"

No posts found.



topbanner